La idea parecía sencilla y viable, crear un nuevo hábitat marino y formar sitios alternativos para el buceo, a fin de evitar el desgaste que tantas visitas causaban