Consumir fruta como último plato es una buena manera de rebajar las calorías de un menú, puesto que otros postres pueden incrementar de forma notable la ingesta calórica