De distintas razas y tamaños, los ataron y colgaron. Todo esto sucedió al borde de la ruta Nacional número 3, a poco más de 30 kilómetros al sur