El intenso trabajo se inició en julio con la desratización de un área de más de 400 metros cuadrados que se mantenía como fuente de insalubridad y peligro