Un estudio reciente descubrió que el consumo de verduras de hojas verdes ayuda a estimular la producción de células inmunes innatas, denominadas células linfoides, las cuales se encuentran