Científicos Finlandeses han llegado a la conclusión, después de un estudio, que la orina es un excelente fertilizante. Los tomates fertilizados con orina conseguido en letrinas particulares produjeron